Todos quieren saber sobre el ambiente

Las redes sociales han generado un interés inusitado hacia la información ambiental, en una dinámica donde cada quien desea intercambiar ideas y experiencias sobre el tema.

Este auge por lo ambiental se percibe en la identificación de los perfiles, la diversidad de temas y en la movilización de cantidades enormes de contenido a través de la web, la cual ha sumado en la última década un importante número de organizaciones e individuos  interesados en mostrar, proponer y denunciar,  los sucesos cotidianos que afectan nuestro planeta.

El  tema ambiental, marginado por años en los medios convencionales y  tradicionalmente abordado por  individuos de diversas profesiones,  parece haber alcanzado, por efecto de los teléfonos móviles con acceso a internet,  un importante  posicionamiento  en  el interés del ciudadano común.

Videos, fotografías, ilustraciones, caricaturas, son las formas comunes utilizadas por los usuarios, sin más  pretensión  que compartir,   aunque al hacerlo  abran la puerta a realidades poco conocidas,  a proyectos e iniciativas y a crear conciencia sobre la relación hombre-ambiente, asumiendo la tarea de divulgadores y promotores de la cultura ambiental.

Ya hace cerca de cuatro décadas que la información ambiental hizo su aparición en la web a través de los blog, pero  nunca como hoy existieron  tantas oportunidades de  aportar una visión personal y de proponer posibles soluciones, en convergencia con organizaciones mundiales reconocidas en importantes audiencias del planeta.

Dentro del nuevo escenario comunicacional sobre el ambiente, Facebook, Instagram y Twitter, destacan con sus fortalezas de multimedialidad, interactividad, usabilidad, el poder de inmediatez y la posibilidad de llegar a cualquier parte del mundo para promover la cultura  y la educación ambiental no formal, configurando en  paralelo un imbricado  tejido  de comunidades pro ambientalistas.

Temas locales y planetarios están en el foco de atención de este voluntariado de promoción y protección del  entorno que haciendo uso de etiquetas, alertan sobre el  #Cambio Climático, el cuidado a las playas #YoAmoMiPlayaOK y de los océanos #ProtejamosLosOcéanos, entre otros.

Queda claro que la conciencia ambiental ha despertado, gracias a una tarea conjunta en la cual se ha  definido el poder y el deber de los medios de comunicación, tal como se propuso en la Agenda 21, donde la participación aparece como uno de los pilares fundamentales para el logro de  un desarrollo más sostenible en el SXXI.

 Redacción: Luz Delia Reyes

Imágenes: Cortesía Google 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 18 =