Héroes y villanos en la educación ambiental

Columna En Contacto con la Conservación

Por Luz Delia Reyes

Colombiana, Periodista / Magister en Educación Ambiental 

Quienes ejercemos la educación no formal, no escatimamos esfuerzos para que nuestros mensajes en favor de un mundo sostenible, lleguen a conciencias donde puedan fructificar. No obstante, la experiencia nos ha enseñado que hace falta algo más que superhéroes dotados de poderes para que el respeto hacia el entorno sea parte del decálogo de valores fundamentales de las personas.

 La tarea de concientizar al hombre en materia ambiental a través de producciones audiovisuales, no ha sido una iniciativa de los últimos años como respuesta a la crisis que agobia al planeta Tierra, la cual de acuerdo a lo expresado por científicos de Reino Unido y los Países Bajos, “podría atravesar un ‘punto de no retorno’ para 2035 si los gobiernos no actúan decididamente a la hora de luchar contra él”.

La idea de crear conciencia haciendo uso de la televisión, se remonta a un siglo atrás cuando este medio desarrollaba sus fortalezas en la educación no formal. Con este propósito, en diversos puntos del planeta surgieron propuestas para inculcar valores ecológicos a través de series animadas dirigidas a todos aquellos niños que formarían parte de las generaciones del futuro.

Productores de Japón, Francia y Norteamérica, solo por mencionar algunos, se dieron a la tarea de crear personajes de ficción, lugares de fábula, echando mano a los más modernos recursos de animación y producción para cuestionar, alertar y tratar de prevenir el daño que hoy es palpable en la naturaleza.

Pero al parecer, tal despliegue de recursos no logró su propósito, porque paradójicamente en el caso del insecto protagonista de la primera serie educativa animada puesta en el aire, La abeja Maya, hoy está al borde de la extinción, debido entre otros factores a la deforestación y el uso de pesticidas.

«La Abeja Maya» (1975-1976)

Este “canto a la naturaleza y a su belleza”, del escritor alemán Waldemar Bonsels, publicada en 1912, y convertida en serie por la tecnología japonesa en los años setenta, representa a una abeja obrera de espíritu curioso y aventurero, que decide vivir lejos de su colmena para experimentar la naturaleza en libertad y enviar mensajes de sensibilización a las audiencias infantiles de ese entonces.

Otro esfuerzo por educar a los televidentes en valores ambientales fue el conjunto de series animadas titulada: Érase una vez (Il était une fois) creada por Albert Barillé en Francia, a través de las cuales el público de muchos países tuvo acceso a temas educativos diversos.

Específicamente en el episodio N° 26 “Erase una vez la Tierra”, enmarcado en la Guerra fría (1947-1953) se observa a las dos potencias mundiales: Estados Unidos y la Unión Soviética disputándose el dominio del planeta, enfocadas en ganar la carrera armamentista y conquistar el espacio, olvidándose de las más apremiantes necesidades de los países en materia de pobreza y desigualdad.

En relación al ambiente, no fue preciso que los productores de la serie poseyeran una visión sobrenatural para anticiparse a los grandes desafíos que enfrentaría el planeta en el nuevo milenio: contaminación, destrucción del ambiente y adelantos nucleares, como consecuencia de los avances logrados en las últimas décadas del siglo XX.

La urgencia de encontrar una estrategia para crear conciencia dentro de escenarios poco o nada promisorios, motivó en la década de los noventa a un grupo de productores norteamericanos para dejar escuchar el grito de batalla del Capitán Planeta, «¡El poder es tuyo!»  arenga con la que se proponía incentivar a Los Planetarios y a las audiencias a luchar para defender la Tierra.

El Capitán Planeta, es en esencia la fusión de los cuatro elementos clásicos de la naturaleza: tierra, viento, agua y fuego más el “poder del corazón”, que es el amor y las acciones de los individuos, que combinados activan a un superhéroe capaz de solucionarlo todo, pero vulnerable a la contaminación y la radiación nuclear.

Los planetarios y sus anillos 

La historia, que comenzó a transmitirse en Estados Unidos en 2017, cuenta que Gaia, el espíritu protector de la Tierra busca a cinco adolescentes de diferentes continentes y etnias (Los Planetarios) para entregarles cinco anillos mágicos con los cuales proteger la Tierra del efecto de la actividad humana sobre los ecosistemas.

Pero ¿qué es un superhéroe sin súper villanos? Los eco-villanos de esta historia no tienen conciencia y sus acciones están movidas por egoísmo, la codicia y las ansias de poder.  Cada uno representa un desastre ecológico: el consumo excesivo, el capitalismo, un mutante radioactivo, tecnología sin control, experimentación científica sin valores éticos, cazadores furtivos, etc… ¿suena conocido verdad?

Aunque no han desaparecido, hoy día las producciones audiovisuales para sensibilizar a los niños y jóvenes han evolucionado y se han diversificado en juegos interactivos digitales, como un nuevo esfuerzo de entes privados y gubernamentales para llegar a todas esas audiencias donde la siembra de valores ecológicos tendría más posibilidades de fructificar, ya que la opción no es rendirse.

Celebramos, aprendimos y volamos alto

El Día Mundial de las Aves Migratorias 2020 llegó y lo celebramos de la mejor manera, aprendiendo de la mano de los expertos y apasionados de la avifauna, la naturaleza y la vida. Todos reunidos en un mismo espacio: el simposio “Conectando con las Aves” realizado de manera ONLINE.

 

Sin demasiado tecnicismo y como si fuese una charla entre amigos, nos adentramos en el mundo de las aves migratorias que abren sus alas para llegar a lugares que ni imaginamos. Vuelan alto, vuelan mucho y nosotros tratamos de hacerlo con ellas, al menos, en conocimiento y en la tarea de educar y propiciar su conservación.

Fueron días de extensa organización para las fundaciones Huerto Los Ayamanes y Unidos por la Naturaleza, que llevaron adelante el simposio con el apoyo de la organización Environment for the Americas y el proyecto ‘‘Aves Que Vi’’.

 

Primer bloque: aves migrantes adaptadas a diversos lugares

 

Luego de la bienvenida y las palabras de apertura por parte del comité organizador, inició la primera charla presidida por Iván Eroles, estudiante de biología de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Coordinador del Club de Observadores de Aves de la Reserva Ecológica Ciudad Universitaria Costanera Norte y parte del equipo de la Reserva Natural El Renacer de La Laguna, ubicada en la Facultad de Veterinaria de la UBA.

 

En su charla “Aves migratorias en la Ciudad de Buenos Aires” (Argentina), explicó que es posible encontrarlas en un contexto urbano. “Debemos quitar el concepto de que hay puras palomas en la ciudad (…) las aves migratorias pueden encontrar refugio en la naturaleza urbana”, indicó.

 

Por ejemplo, la golondrina doméstica que visita Capital Federal en la primavera-verano, y la golondrina real, en el invierno. Además, compartió un dato importante para no seguir viendo la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como un bloque de cemento: sólo en esta localidad se encuentran 350 aves registradas y en Argentina, unas 1.000 aves.

 

Luego fue el turno de Julio Milat, educador, naturalista de campo y observador de aves, quien estuvo a cargo de la charla titulada «Isla Paulino, una escala para las playeras en el Río de La Plata”.

 

Milat contó que la Isla Paulino, nacida con el Puerto La Plata en 1890, conserva los ambientes naturales más representativos del Río de La Plata y es un lugar obligado para las aves playeras migratorias en su viaje hacia el sur de Argentina. “Ahí podemos encontrar unas 200 especies, incluyendo al chorlo pecho canela, chorlito de collar, chorlito doble collar, chorlito palmado, chorlito ártico y otros”.

 

Sin embargo, aclaró que no existen políticas de conservación efectiva de anidamiento y que se requiere un esfuerzo humano para conservar las especies que viven en lugar o que llegan de visita.

 

Para finalizar el bloque de la mañana, el talentoso Diseñador Industrial Jorge Coll, compartió con los participantes una muestra de su proyecto “Aves que Ví”, intervención creativa, empleando fotografías de aves (algunas de ellas migratorias) que, si se miran con atención, fueron hechas descomponiendo triángulos que contrastan entre sí.

 

Segundo bloque: educar para conservar

 

La actividad de la tarde, dio inicio con la presentación de la Revista Biomas de la Fundación Unidos por Naturaleza, que en su edición número 9 estuvo dedicada la celebración de las aves migratorias. Participaron: Nicolas Tizio, Daniel Hermann y Marina Córdoba como parte del equipo de la revista; y Miguel Matta, como disertante de un artículo incorporado, en representación de Environment for the Americas.

Sobre Biomas, destacaron que es redactada por referentes de la naturaleza y sirve como vitrina para quienes tengan algo interesante y educativo que contar en materia de diversidad biológica y medioambiente. “La idea es que el mensaje llegue a la mayor cantidad de personas, no tiene un lenguaje científico duro”, aseguró Nicolas, quien dirige la publicación.

 

Por su parte Miguel, Licenciado en Biología y Coordinador del Día de las Aves Migratorias en América Latina y el Caribe, comento sobre la participación especial que tuvo en esta publicación, con un apartado de algunas páginas que a su vez reunió ideas, proyectos, anécdotas y la mención de embajadores extraordinarios que año a año se suman a esta importante fiesta, promoviendo una mirada de respeto y amor por estos animales.

 

Seguidamente, Carlos Fernández Balboa, Licenciado en Museología y Magister en Educación Ambiental, desarrollo la conferencia central titulada “Que las aves unan lo que el hombre ha dividido, estrategias de educación ambiental con aves migratorias”, ponencia que más allá de instruir, buscó despertar un sentimiento de pertenencia hacia el entorno, las aves y el patrimonio natural, a través de la presentación de diversas iniciativas desarrolladas a lo largo de su carrera profesional, para educar en la materia en diversos niveles. Carlos dejó la siguiente pregunta reflexiva: “¿Qué es más importante que la continuidad de la vida?”. Tenemos mucho qué pensar y más por hacer.

 

Después, Ana Santander, Licenciada en Estudios Ambientales y Coordinadora de la Fundación Huerto Los Ayamanes, desarrollo una actividad infantil, con la lectura del cuento “Gavi…la Gaviota Cangrejera”, escrito por Nicolas Tizio y Tito Narosky, ilustrado por Carlos Gómez y perteneciente a la colección Cuentos Nativos, con la que Unidos por Naturaleza busca dar a conocer la fauna argentina y la necesidad de su preservación.

 

Luego de la narración, Ana explico la diferencia entre la gaviota cangrejera y la cocinera y agrego algunos datos interesantes sobre el compartimiento, la alimentación y el hábitat de esta especie endémica de la Argentina, que en cierta época del año, también migra.

 

Para finalizar, Ana Cecilia Reyes, subdirectora de la Fundación Huerto Los Ayamanes, anunció los ganadores del concurso de fotografía de aves en el marco de este interesante encuentro, en el que se inscribieron personas de 9 países: Chile, Ecuador, España, Guatemala, México, Panamá, Brasil, Venezuela y Argentina.

Desde la Fundación, agradecemos a todos los que hicieron posible esta celebración, esperando contar con cada uno de ustedes, en el 2021.

 

 

Redacción: Milagros Gutiérrez

Correo electrónico: milagrospgutierrez2@gmail.com

Comunicaciones Fundación Huerto Los Ayamanes

Día Mundial de las Aves Migratorias: Volemos junto a ellas

Llega el segundo fin de semana de octubre y con él, una celebración muy especial: el Día Mundial de las Aves Migratorias que, por cierto, este año tiene como tema “Las aves conectan nuestro mundo”.

Aunque, un momento… antes, aclaremos que debido a que las aves no migran en un solo día, se incentivan los eventos todos los meses del año. Sin embargo, si hablamos del norte, el Día Mundial de las Aves Migratorias apunta en el calendario hacia el segundo fin de semana en mayo, mientras en el sur, es en octubre.

Ahora sí, podemos continuar y lo haremos de la mano de Environment for the Americas, organización sin fines de lucro que “conecta a las personas con las aves y la naturaleza e inspira a la próxima generación de conservacionistas”. Esa es su misión.

De hecho, es el único programa de educación internacional que celebra la migración de cientos de especies de aves entre sus hábitats de anidación en América del Norte y zonas de invernada en América Latina, México y el Caribe.

¿De cuáles aves estamos hablando? A ver, mejor las detallamos como las conocemos normalmente: reinita grande, correlimos de Alaska, golondrina purpúrea, ánade rabudo, reinita canadiense, colibrí calíope, aguja colipinta, halconcito colorado, tijereta sabanera, charrán ártico, gorrión sabanero pálido y lechuza blanca.

 

Pero, ¿por qué es importante este día? Además de crear conciencia sobre la conservación de las aves, también es una oportunidad para inspirar a las personas a tomar medidas para proteger pájaros como Hope, un zarapito trinador que puede mantener el vuelo a través de un huracán o una tormenta tropical.

 

Por ello, cada año se organizan hasta 700 eventos y programas para presentar al público las aves migratorias y las formas de conservarlas, con actividades como campamentos de aves, club de libros, entre otros.

Para Susan Bonfield, Directora Ejecutiva de Medio Ambiente para las Américas, “Las aves migratorias conectan a miles de millones de personas en todo el mundo (…) pequeñas acciones, cuando las toman tantas personas, pueden sumar un cambio significativo «.

Y este año, por sétima vez consecutiva, el Día Mundial de las Aves Migratorias no pasará desapercibido (ni por el coronavirus) Si quieres conocer más, tienes el sitio www.migratorybirdday.org ¡Los viajeros con plumas te esperan!

Foto: Environment for the Americas

Redacción: Milagros Gutiérrez

Correo electrónico: milagrospgutierrez2@gmail.com

Comunicaciones Fundación Huerto Los Ayamanes

Buenas acciones por la capa de ozono

Desde principios del siglo XXI, con la llegada de nuevos hábitos e inmersos en las nuevas tecnologías, el deterioro de la capa de ozono se ha focalizado como una de las principales preocupaciones de la humanidad, sobresaliendo la importancia que tiene el ser conscientes de la huella ecológica.

Fundación Huerto Los Ayamanes junto a los profesores del Centro Educativo ‘El Talar’ (Ubicado en el Tigre, Buenos Aires) Alan Pacio y Florencia Fleiss, organizaron una charla educativa dirigida a los estudiantes de 3°C y °D, con el propósito de concientizar e informar sobre los problemas ambientales que afectan la capa de ozono y cómo podemos sumarnos al cambio. El encuentro se realizó vía zoom y contó con la participación de 30 niños.

José Alfredo Amaro, líder ambiental de Huerto Los Ayamanes, habló sobre algunos de los ecosistemas existentes sobre la tierra y su vinculación con fenómenos atmosféricos, donde esta “capa protectora” juega un papel fundamental. Así mismo, expuso sobre los componentes de la atmósfera, el esmog como gas contaminante, el impacto negativo de las fabricas al emitir gases nocivos, la tala y quema de árboles, y por último, las consecuencias que estos problemas generan en el ambiente, como el progresivo adelgazamiento de la capa de ozono.

Para finalizar, los estudiantes compartieron algunas ideas a favor de contribuir desde la cotidianidad con la preservación de este “manto protector”, destacando acciones favorables como el uso de una movilidad sustentable (bici o monopatín) y la sustitución de productos en casa nocivos para el ambiente, como aquellos en aerosol (desodorantes y otros de limpieza).

“Hacemos esta actividad en el marco del Día Mundial de la Capa de Ozono-16 de septiembre-, sin embargo, el punto clave, es entender que todos como humanos, dispersos en cualquier lugar, podemos unirnos en comportamientos positivos que disminuyan el deterioro de la capa de ozono y del planeta en general’’, comentó José Alfredo.

Valeria Zerpa

Comunicaciones Fundación Huerto Los Ayamanes

Correo electrónico: valeriazerpag@gmail.com

Playas vulnerables: El daño, más allá de la orilla

Día Mundial de las Playas: Que la conciencia no se quede en la arena.

¿Qué imaginas cuando escuchas la palabra playa? Arena, mar, palmeras, olas, plantas acuáticas, y por qué no, hasta un ‘coco loco’ (bebida famosa en las costas colombianas). Pero la playa, es más que eso. Es hábitat, es vida.

Con esa última definición podemos entender la importancia de cuidarlas, y no sólo de servirnos de ellas para recrearnos.

Justamente con ese propósito de quererlas, nació la idea de que -al igual que la Tierra, los árboles y hasta el Sol- las playas tengan una fecha exclusivamente para ellas.

Por eso, cada 18 de septiembre -o el tercer fin de semana del noveno mes del año- celebramos el Día Mundial de las Playas. Pero ¡Ojo! Es para renovar el compromiso de mantenerlas limpias, contribuir a la conservación de los ambientes costeros marinos, y ser críticos ante los desastres ambientales provocados por la acción del hombre, y que afectan al mismo hombre. Aunque suene ilógico. (más adelante lo veremos)

¿Oro negro, marea negra?

El petróleo, vaya protagonista de desastres.

Siempre que el oro negro, como también se le conoce, toca el agua, se genera alarma. Y es que como consecuencia de los derrames petroleros se produce la muerte de peces, mamíferos marinos y aves.

Foto: Leo Malafai. Playa de Itapuama, Brasil. 2019.

Es toda una cadena de muerte causada por la película de petróleo que reduce el contenido de oxígeno del agua.

Y no es que haya ocurrido hace millones de años. En 2019 hubo un desastre en Brasil, donde por un derrame de crudo se contaminaron más de 2.000 kilómetros de playas al noreste del país.

Más reciente, en Venezuela, se prendieron las alarmas por un derrame originado en la refinería El Palito. Lluvias torrenciales causaron un desbordamiento de la laguna de oxidación de la instalación, donde además de caer residuos industriales de la refinadora, hay aceites y aguas negras.

Todo mal. Y ¿adónde fue a parar? a la región costera del Golfo Triste y áreas aledañas, afectando los ecosistemas marinos de los estados Falcón y Carabobo.

El derrame sería equivalente a 20 mil barriles de petróleo.

Mientras se investiga, la Sociedad Venezolana de Ecología advirtió sobre los efectos que también tienen los derrames de hidrocarburos sobre la salud humana, además de afectar el turismo y la actividad pesquera, fuentes de ingreso indispensables para la supervivencia de estas poblaciones.

¿A qué más nos enfrentamos?

El petróleo no es lo único que envenena el mar. Y bueno, en verdad, hay que temerle más al hombre que causa el desastre.

Quizá esto no lo sabías, pero por años las colillas de cigarrillos han liderado el ranking de basura en las playas. Fue así hasta el año pasado.

Por primera vez, los envoltorios de caramelos y las bolsas de papas es lo que más ensucia las playas, lideran el ranking, según el último informe sobre la limpieza anual de playas de Ocean Conservancy.

No son para nada buenas noticias.

De hecho, con la pandemia del coronavirus, los cuerpos de agua han entrado en una nueva alerta por la contaminación producida por los implementos para frenar el virus, como los barbijos.

Ahora, si nos vamos a los números sobre la basura y las playas, en 2019, se recogieron más de 20,8 millones de toneladas de basura de las playas de 116 países. Es decir, 32,5 millones de artículos en un solo día.

Son cifras de Ocean Conservancy que más allá de impresionarnos, deberían generar en nosotros acción.

¿Por qué hay que cuidarlas?

Según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) además de la amplia gama de oportunidades recreativas que ofrecen las playas, proveen hábitats singulares para una variedad de plantas y animales. Sí, como los cangrejos y las gaviotas.

No son los únicos. Las playas, también generan protección a los residentes que viven cerca del océano, al amortiguar los fuertes vientos y oleaje de las tormentas. Y si profundizamos, ayudan a fomentar la actividad económica para las comunidades cercanas.   

Sin embargo, playa contaminada significa un perjuicio para la fauna, la flora, el hombre, la vida y todo.

Por ejemplo, nadar en una playa sucia puede terminar en enfermedad.  Los niños, los ancianos y las personas con sistemas inmunitarios débiles son los más propensos a contraer infecciones por entrar en contacto con agua contaminada.

¿Ya ves que hay más de una razón para la limpieza de playas? Y este septiembre no será la excepción. Pese a la pandemia, se alienta a los voluntarios a trabajar solos o en pequeños grupos (en las playas donde ya esté permitido ingresar), o también a manifestarse a través de las redes sociales.

Siempre hay una manera para decir “presente”.

Fotos: Cortesía National Geopgraphic

Redacción: Milagros Gutiérrez

Milagrospgutierrez2@gmail.com

Comunicaciones Fundación Huertos Los Ayamanes

Por Las Aves Migratorias

En el marco del Día Mundial de las Aves Migratorias 2020, las fundaciones Unidos x Naturaleza y Huerto Los Ayamanes, con el apoyo de la organización Environment for the Americas y el proyecto venezolano ‘‘Aves Que Vi’’. Llevarán a cabo el simposio titulado ‘‘Conectando con las Aves’’, encuentro online y totalmente gratuito, a efectuarse el sábado 10 de octubre de 2020, entre las 10:00 a.m. y las 5.00 p.m. (hora argentina) a través de la página BirdDayLive.com vía zoom.

El evento educativo ambiental ofrece temas de interés vinculados a este tipo de aves y a su importancia para el equilibrio ecológico, con una variada programación, desarrollada por especialistas y conocedores de la avifauna.

En este sentido y bajo la modalidad de charlas cortas, Ivan Eroles, compartirá datos interesantes sobre aves migratorias que pueden encontrarse en la Ciudad de Buenos Aires y Julio Milat, disertará sobre las playeras que visitan Isla Paulino en la Provincia de Buenos Aires.

Como conferencia central, Carlos Balboa, expondrá sobre estrategias de educación ambiental con aves migratorias, destacando la importancia de formar a las personas para preservar. El espacio artístico estará a cargo de Jorge Coll, quien de manera gráfica, mostrará una intervención creativa empleando fotografías de aves.

El evento será propicio para la presentación de una edición especial de la Revista Biomas bajo el sello de Fundación Unidos x Naturaleza. En esta oportunidad, dedicada a la promoción de este día en toda América Latina. Participan: Miguel Matta, Daniel Hermann, Marina Córdoba y Nicolas Tizio.

Por su parte, Ana Santander de Fundación Huerto Los Ayamanes, ofrecerá una actividad infantil de cuentos y dibujos creativos, con la historia de “Gavi” la Gaviota Cangrejera; y se abrirá un concurso de fotografía para todos aquellos aficionados de las aves, con premios que incluyen guías de observación y materiales alusivos a la fecha.

Para inscripción, solo debes completar el formulario que se encuentra disponible en los perfiles de instagram @fundacionunidosxnaturaleza o @fhlosayamanes.

Muchas celebraciones, una misma causa: restaurar la conectividad ecológica y la integridad de los ecosistemas, para lograr el movimiento natural de las aves migratorias… ¡A conectarse con ellas!

Holocausto porcino

Por Mercurio Sosa

Argentino, ambientalista, escritor y redactor de Revista Ruda

El mes de Julio de 2020 fue el más caluroso de la historia medida.

La quema de humedales, los desmontes, los incendios forestales, son causas de que la temperatura se eleve, que haya menos árboles que conviertan el CO2 en oxígeno, que se mueran las criaturas submarinas, como ya contamos en la nota sobre el blanqueamiento de los arrecifes de coral.

No es un secreto que hay un proyecto de convertir a la argentina en una factoría y un matadero de cerdos. Observando la proliferación y el avance de las enfermedades zoonóticas, no es escandaloso postular que se necesita la deforestación, y la “limpieza” del terreno para crear estos inmensos mataderos al mejor estilo Okja.

También nos comunicamos con la gente de Alianza por el Clima; una ONG que milita por el cambio climático, lucha por la conservación de las áreas protegidas del país, y educa en la concientización del cuidado y la re-educación del consumo para hacer del mundo un lugar sustentable. Ellos nos van a comentar qué es lo que está sucediendo con los desmontes en Formosa, Misiones, Santiago del Estero, Chaco y Salta.

Primero tenemos que ver la perspectiva que atañe al departamento de Justicia. Los desmontes en cuarentena aumentaron, entendiendo que el desmonte es una práctica ilegal, se han entregado permisos para la actividad de desmontes, como si fueran trabajos esenciales, y no solo no es una actividad esencial, como si lo es la medicina, sino que es ilegal. Los desmontes se han hecho sin consulta previa de las comunidades originarias de la zona, aquellos campesinos y lugareños están siendo desplazados.

Desde una perspectiva económica: nosotres denunciamos que durante veinte años, que es desde donde tenemos estadísticas, se desmontaron millones de hectáreas, y esas provincias que desmontaron del Gran Chaco, que son: Formosa, Santiago del Estero, Chaco y Salta; esas cuatro siguen siendo las provincias más pobres de nuestro país. Entonces podemos hipotetizar que al desmonte en ningún momento se lo pudo considerar una práctica progresista. Nosotres denunciamos que esta práctica acrecentó la desigualdad, la gente pobre se volvió más pobre, y la gente rica más rica. Afirmamos que esta predación del medio ambiente es nefasta por ser ilegal y por aumentar la desigualdad social. No hay una proyección a largo plazo, un plan de que esta práctica vaya a generar ingresos económicos, cuando sin embargo han aumentado las inundaciones, y el impacto negativo que ha generado en el cambio climático.

Entendemos que esta problemática tiene un efecto negativo social, ya que desplaza comunidades, les quita su lugar de pertenencia, ese que han habitado por siglos. Con un sistema represivo que pisotea sus derechos constantemente. Es un sistema ilegal, injusto y que viola los derechos humanos. Han habido denuncias a los gobernadores, pero la práctica continúa a un ritmo constante. Nosotres también agregamos a la provincia de Misiones porque en esta cuarentena arrazaron con toda la biodiversidad, y con lo más importante que tienen que son sus bosques, y también a sus ecosistemas que son tan importantes, desplazando a sus especies, que en muchos casos están en peligro de extinción, como por ejemplo el Yaguareté.

Lo que nosotres pedimos es acción inmediata de todos los gobernadores, con nombre y apellido, al ministro de ambiente, al ministro de desarrollo social, y al ministro de agricultura, ganadería y pesca. Finalmente queremos interpelar al presidente de la nación, porque entendemos que ellos son los tomadores de decisión, y son quienes pueden avanzar y plantear esta problemática. Lo que nosotros queremos lograr es un cambio de producción y construir un modelo de producción agro-ecológico. Que se suspendan los desmontes por dos años, prorrogables, como versa el proyecto de ley presentado por Romina del Plá del FIT.

Mientras concluyo con esta nota, entendiendo que la tierra está siendo depredada, puedo agregar lo siguiente. Las tierras que no son ocupadas con factorías ganaderas son utilizadas para sembrar soja transgénica. Esa soja se utiliza para alimentar al ganado, genera un rendimiento mayor pero enferma a los seres humanos, a la tierra y al agua. Como comenté en la nota anterior, todos los pueblos aledaños a las zonas transgénicas enferman de cáncer. Esto es algo ya probado científicamente y cuyo testimonio existe en un documental Desierto Verde de Ulises de la Orden.

En los últimos días, como lo mencioné anteriormente, existe el rumor de que Felipe Solá está cerrando los últimos detalles para que argentina se convierta en una factoría de cerdos.

El gobierno chino tuvo que enterrar vivos a más de 400 millones de cerdos porque estaban infectados con la peste porcina africana. Como ya es de público conocimiento, el COVID-19, una enfermedad zoonótica que se esparció al mundo desde China ha generado una pandemia mundial, y ha puesto en jaque la salud y la economía al rededor del globo. ¿Por qué quiere el gobierno chino exportar su factoría a la argentina? Porque básicamente no quieren enfermarse ellos. No les importa que nos enfermemos nosotros.

No queremos ser el matadero del mundo

El modelo de producción agroganadero es el causante de la quema de los humedales del río Paraná, el causante de los desmontes en el norte argentino. Ahora quieren que seamos una fábrica de cerdos, que van a conglomerarse en espacios mínimos, en condiciones paupérrimas, hasta ser asesinados.

Por lo que entiendo, ni siquiera el aislamiento puede contra los depredadores. Tenemos que organizarnos y exigir un cambio del sistema productivo, ¿Cómo hacerlo? Dejando de consumir productos de origen animal, que sean testeados en animales, o que financien la violencia, con la que algunos sectores, tratan al país en el que vivimos.

Fotos Cortesía: Redaf, Elonce, Infobae

Contacto con redactor: mercuriososa@gmail.com

Taller online, juegos ecológicos y educación ambiental.

Fundación Huerto Los Ayamanes ofrece nuevos talleres formativos, para compartir ideas, estrategias y experiencias, que permitan educar en valores ambientales a través de juegos ecológicos dirigido a padres, educadores, ambientalistas, emprendedores y recreadores.

Este tipo de dinámicas, además de proporcionar momentos de recreación y sano esparcimiento para grandes y chicos, resultan una excelente manera de crear sensibilidad, empatía y respeto por el ambiente, convirtiendo al participante en protagonista de un aprendizaje vivencias.

En 2 encuentros 100% virtuales, con sesiones creativas de 2 horas, conocerás entre otras cosas: dinámicas grupales creativas, vínculo entre emociones y juegos y selección de actividades ecológicas a partir de variados grupos de trabajo (niños, jóvenes o adultos).

El taller incluye certificado y material de apoyo. Inversión, al directo o por los contactos… ¡Qué siga la siembra!

Parque Nacional Morrocoy sumergido en marea negra

El Parque Nacional Morrocoy es conocido por su gran biodiversidad en la cual se pueden encontrar una cantidad de islotes o cayos, playas, y el inmenso mar en el que habitan multitud de corales y peces que ofrecen su esplendor. Es el lugar ideal para tomar un descanso y conectarse con la naturaleza que hoy en día está libre y apartada de los humanos debido a la situación de pandemia que se vive. 

Por si fuera poco, hoy en día se continúan sumando calamidades; los ecosistemas presentes en el parque como manglares, playas arenosas, arrecifes coralinos, comunidades de peces, y fauna marina en general, están siendo afectados debido a una mancha negra de gran extensión que destruye la flora y fauna del lugar. Estos derrames de petróleo en el estado Falcón, Venezuela fueron denunciados por organizaciones ambientalistas que notificaron un área de alrededor de cuatro kilómetros implicada en esta situación devastadora. Velisa Morón, presidenta de la Sociedad Venezolana de Ecología, indicó que, según las imágenes satelitales, se estima que en las costas de los estados de Carabobo y Falcón se registró un derrame de unos 20.000 barriles de petróleo desde el 1ero de agosto.

Entre la gran variedad de especies que se encuentran en las playas del Parque Nacional Morrocoy, están cuatro tipos de tortugas en peligro de extinción. La Sociedad Venezolana de Ecología (SVE) alertó que este tipo de eventos producen efectos tóxicos causando la letalidad de las especies en las distintas etapas de desarrollo.

Las entidades gubernamentales y autoridades oficiales aún no se han pronunciado respecto a las causas de este derrame con efectos nocivos. Algunas hipótesis de organizaciones ambientalistas señalan que el derrame fue producto de una falla en un barco de PDVSA, pero otros apuntan a que el inconveniente se produjo en la laguna de desechos de la refinería El Palito. 

Pescadores que se encontraban en la zona captaron videos en los que se observaba manglares con raíces ennegrecidas y capas aceitosas en las orillas de las playas. El crudo al no poder ser removido fácilmente de los manglares y de las fanerógamas marinas, se convierten en grandes sumideros de negro hidrocarburo con un extenso tiempo de permanencia, produciendo efectos nocivos a largo plazo.

Organizaciones no gubernamentales, asociaciones de lancheros, pescadores, la sociedad civil, jóvenes, comerciantes, tomaron cartas en el asunto y se han unido como voluntarios para sanear la costa. Durante las jornadas en Tucacas y en Chichiriviche han encontrado aves y peces muertos cubiertos del crudo negro, afirma José González, de la Fundación Huellas Agape. De igual manera, Victoria González coordinadora de la Fundación Azul Ambientalistas manifestó su preocupación porque los voluntarios que sanean las playas no tienen los equipos necesarios para la manipulación segura del químico y se pregunta dónde depositarán los residuos. También añadió que: 

 

“En el caso del petróleo no basta una simple limpieza o saneamiento, ya que está demostrado la permanencia en el tiempo del petróleo en las costas y cuerpos acuáticos”.

La Sociedad Venezolana de Ecología y el Sindicato Unitario Nacional de Empleados Públicos del Instituto Nacional de Parques proponen trabajar junto a especialistas de las universidades del país e instituciones no gubernamentales para realizar una evaluación exhaustiva y detallada de la información con el propósito de cuantificar la magnitud y el impacto del derrame.

Fotos: Cortesía Samuel Cabrera/EFE, Latin Press

Valeria Zerpa

valeriazerpag@gmail.com

Comunicaciones Fundación Huerto Los Ayamanes

Traficados y Torturados

Columna En Contacto con la Conservación

Por Luz Delia Reyes
Colombiana, Periodista, Magister en Educación Ambiental y asesora comunicacional de la Fundación Huerto Los Ayamanes.

Los vinculan a la transmisión  de enfermedades y  al mismo  tiempo contribuyen a salvar vidas. Una paradoja que solo puede ocurrir  en la interconexión de la fauna con el hombre.

La biodiversidad sigue cobrando una visibilidad inusitada dentro del ámbito de la pandemia por su sorprendente comportamiento en hábitats urbanos desolados a causa del confinamiento y porque el depredador le ha mostrado su peor rostro al disponer de mayor  libertad, menos controles y  nuevas estrategias.

La preocupación de la ONG Wildlife Justice Commission sobre el posible incremento de la caza furtiva, que según los entendidos es para la biodiversidad una amenaza más grande que la degradación forestal, se hizo palpable, porque este delito encontró en el cierre de los parques y  la reducción de vigilancia un escenario favorecedor a la acción de las redes criminales.

Se sabe también que los humanos de comunidades locales y foráneas, no han dejado de colocar trampas para la caza y la captura de especies y proveer  de vida silvestre al  tráfico y al consumo, más allá de cualquier consideración sanitaria.

En esta cadena de depredación que inicia con la pandemia, enlaza con el confinamiento y este con el cese de actividades y el desempleo, los delitos contra la fauna silvestre se enmascaran en la necesidad y la urgencia por conseguir ingresos a toda costa, como ocurrió con  la pesca ilegal del esturión en Rumania, Bulgaria y Ucrania, una especie amenazada que  incrementó su precio durante el aislamiento en forma exorbitante, como bien de lujo en el mercado negro.

Naciones Unidas, concretamente la Secretaría para la Convención de la Diversidad, convalida esta apreciación en otros escenarios, atribuyéndole al consumo y mercadeo de especies salvajes carácter de “necesidad” para millones de personas, debido a la pobreza que las arropa. En este contexto, no es de extrañar que las redes sociales se hayan prestado a la conexión de  traficantes y compradores de especies silvestres, más, si no existe control y seguimiento efectivos que los alcance.

A este respecto, Terrarístika es sólo la punta del iceberg del mercado global de especies. Una  feria  reconocida como la más activa del e-comerce que se realiza cada cuatro meses en Alemania y donde se comercializan reptiles vivos sin ninguna restricción.

Facebook ha sido señalada como la más utilizada en esta actividad ilícita, aunque dentro de sus políticas comerciales establezca taxativamente la prohibición de promover la venta de animales y sea miembro de la Coalición para Poner Fin al Tráfico de Vida Silvestre en Línea.

Con la tecnología como aliada, la depredación de la fauna silvestre para el tráfico, se dinamiza a un  ritmo cada vez más acelerado, mermando las  poblaciones de vertebrados en un 60% en promedio en los últimos 40 años, por tratarse de un negocio con ingentes  ganancias que rondan los 20.000 millones de euros al año.

Este crimen contra la sustentabilidad, tanto o más lucrativo que el tráfico de drogas o de armas, crece sin control, de ahí que  en el balance de bajas aportado por National Geographic estén: 100 tigres, 20.000 elefantes y más de 1.000 rinocerontes, añadiendo a la lista a 1.000 guardaparques que han sido asesinados en los últimos  diez años por cazadores furtivos.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) añade a las anteriores consideraciones un elemento aún más preocupante y de urgente atención dentro del escenario actual, subrayando que los mercados ilegales de fauna silvestre no solamente afectan la biodiversidad, sino que “constituyen una amenaza para la salud humana”, en alusión al intercambio que se efectúa entre estas dos especies durante la captura, transporte y venta, favoreciendo la transmisión de virus u otros patógenos, caso de los pangolines malayos incautados en China portadores de virus similares al COVID- 19.

No obstante, desde otra perspectiva de la relación hombre-animal, otras especies como ratas, conejos, perros y gatos, han sido utilizados desde hace seis siglos en la experimentación, o vivisección para el desarrollo de la industria militar, química, cosmética, médica y farmacéutica, por solo mencionar algunas de las que se sirven de animales en sus laboratorios. Sus implicaciones éticas, la crueldad y los peligros inherentes, han enfrentado el rechazo de la ciencia y de la sociedad, forzando a los gobiernos a legislar sobre la prohibición del testeo en animales y el uso de otros métodos.

Ya es hora de que el hombre asuma el compromiso que le corresponde como componente esencial del equilibrio existente entre su entorno, la biodiversidad y la salud. Es momento de tomarse en serio la iniciativa  “One Health” (Una sola Salud) ahora más vigente y más urgente que nunca.

Fotos: Cortesía Iván Valencia, WWF, Dragón barbudo

Contacto con redactora: redaccionenline@gmail.com