Menos gases contaminantes durante la pandemia… y la Tierra «respira»

Sí, es verdad que en las últimas semanas se ha reportado una reducción en la emisión de gases contaminantes en países como China e Italia, debido a la desaceleración de la actividad económica por la cuarentena, que busca minimizar el avance del coronavirus. Lo que más importa ahora. Pero, ¿qué significa en materia ambiental?, ¿estamos ganándole la batalla a la contaminación en medio de la pandemia?

De momento, podemos alegrarnos por las pequeñas señales positivas que ha traído el aislamiento para el medio ambiente, y es que más allá del impacto negativo en el acceso a los productos, nos hemos sorprendido con las imágenes de la NASA, que muestran el desplazamiento de esa especie de cortina contaminante en el aire. Sobre todo, en China.

Según un análisis realizado para el sitio web Carbon Brief, la paralización de la actividad económica en ese país, donde comenzó el brote del coronavirus, condujo a una reducción estimada del 25% en las emisiones de dióxido de carbono (CO2) durante cuatro semanas.

Imagen satelital de China

A partir de ello, ¿qué efecto podría tener dicha reducción en la salud de los residentes locales? según una publicación del grupo interdisciplinario G-FEED, el científico Marshall Burke descubrió que la disminución de este tipo de emisiones, podría potencialmente salvar más vidas de las que mata la COVID-19. Un dato muy interesante.

Los satélites de monitoreo de contaminación de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) –asimismo- han registrado una caída inusual en los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), un gas nocivo emitido por vehículos automotores, plantas de energía e instalaciones industriales.

Pero China, no es el único, En Italia, hay una tendencia gradual de reducción de alrededor del 10% por semana de NO2, esto ha sido confirmado por observaciones de superficie del Servicio de Monitoreo Atmosférico Copérnico de la Unión Europea.

Y vamos más allá. En el norte de India, después de sólo una semana de actividades humanas reducidas, los sensores satelitales de la NASA observaron niveles de aerosol – pequeñas partículas sólidas y líquidas suspendidas en el aire que reducen la visibilidad y pueden dañar los pulmones y el corazón humano-  en un mínimo de 20 años para esta época del año.

Finalmente, en Nueva York, se estima que los niveles de tráfico en la ciudad disminuyeron un 35% en comparación con 2019. Según los investigadores de la Universidad de Columbia, las emisiones de monóxido de carbono, han bajado en un 50% durante un par de días. También descubrieron que hubo una caída del 5-10% en el CO2 sobre la Gran Manzana y una disminución sólida en el metano.

Pero, ¿serán estos efectos duraderos?, nadie lo puede afirmar; de hecho, se teme que la vuelta a la normalidad pospandemia puede, con planes de estímulo económico y grandes proyectos, hacer que las emisiones de gas de efecto invernadero y la contaminación aumenten de nuevo. Ojalá, aprendamos de la batalla y también del descanso que tiene la Tierra, y que la economía y el medio ambiente, puedan coexistir.

Fotos: cortesía NASA

Redacción: Milagros Gutiérrez 

Comunicaciones Fundación Huerto Los Ayamanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − tres =