Disonancia cognitiva

Por Mercurio Sosa

Argentino, ambientalista, escritor y redactor de Revista Ruda

Argentina es un país vasto, rico en recursos naturales. Un país agroexportador, que hace un culto al campo y al trabajo en él. Pero la biodiversidad del territorio está siendo afectada. La deforestación, los desmontes, la pérdida de humedales, la minería, incluso los glaciares están en peligro. Las organizaciones ecologistas intentan proteger el equilibrio ecológico, impulsando la ley de glaciares, la de humedales. En ocasiones el mensaje llega a las grandes masas y estas se manifiestan en contra de las prácticas predatorias de ciertos grupos minoritarios.

A fines de junio una foto se viralizó por las redes sociales, una Rosario que se asemejaba a Londres en el siglo XXI era retratada. La noticia pasó desapercibida por los grandes medios de comunicación, como un fantasma entre la niebla, la ciudad pedía ayuda. Los humedales del río Paraná habían sido incendiados, intencionalmente, y los lugareños afirmaban que detrás del fuego estaba la industria ganadera queriendo apropiarse de un nuevo espacio para instalar una nueva conglomeración de cabezas de ganado. Cuando la carne llega a nuestros platos, sufrimos una disonancia cognitiva, resulta que la mayoría de las personas no pueden reconocer el proceso previo a que la carne llegue al plato.

Para ser un poco más concretos con nuestra postura, buscamos testimonios sobre lo que está sucediendo con la biodiversidad del país. Tomás Sorondo, guardaparques nacional del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, nos explicó la forma en que afecta la quema de los humedales a la biodiversidad:

Los humedales representan aproximadamente el 20% del territorio argentino, generalmente están asociados a cuerpos de agua como ríos y lagunas, son ambientes de gran importancia ya que actúan como esponjas, es decir que cuando hay grandes crecidas o lluvias estos absorben todo ese excedente de agua y lo van filtrando a las napas poco a poco. Por lo que previenen inundaciones y alimentan las napas freáticas. A su vez a medida que el agua va drenando hacia abajo, actúan como filtros reteniendo posibles contaminantes. No podemos dejar de lado que son el hogar de una gran biodiversidad de flora y fauna, incluyendo muchas especies de aves acuáticas y algunas migratorias.

En la Argentina muchas veces dependemos de ONGs, u organizaciones ambientalistas para defender los humedales. Claramente también Instituciones del estado buscan proteger estos ambientes, pero la realidad es que a veces el negocio inmobiliario pesa más. Un gran porcentaje de los humedales de Buenos Aires, han sido rellenados y se han hecho barrios cerrados allí. Algunos ejemplos SOFITEL en Campana, NORDELTA en el Tigre, y la lista sigue y es larga. Al rellenar estos humedales, que como dije muchas veces están asociados al cauce de algún río (Por ej. el Rio Luján, o el Paraná) se altera el cauce de inundación y la red de drenaje de estos, por lo que terminan aconteciendo eventos desafortunados (inundaciones en pueblos o ciudades, como en Luján). Necesitamos en la Argentina que se sancione una ley serie para la defensa de los humedales, actual se encuentra un proyecto de LEY aún no aprobado (podes averiguar más por internet).

El fuego es un disturbio más, como puede ser una inundación, una sequía extrema, etc. Es decir que a veces puede ser un disturbio natural, lo que pasa es que cuando se hacen quemas mal hechas con intenciones egoístas y productivas generan una pérdida de biodiversidad importante, ya que el fuego arrasa con la flora y la fauna, y obviamente los ambientes que la fauna utilizan. Sobre todo en épocas de sequías y bajantes como tenemos ahora, no solo no llueven tantos mm como otros años, sino que las napas se encuentran muy bajas, es decir que el agua subterránea está a más metros de la superficie que otras veces. Significa que aunque uno combata el fuego en la superficie, y lo logre extinguir, se producen fuegos subterráneos que avanzan sin darnos cuenta, que son muy difíciles de combatir y que pueden resurgir a la superficie en cualquier momento.

Esta es mi percepción, quizás la quema en sí en un ambiente tan seco no genera tantos impactos negativos, sobre todo porque son ambientes que evolucionaron con el disturbio del fuego, es decir que tienen una gran resiliencia para recuperarse, e inclusive muchas veces es algo positivo. Pero en este caso, al ser quemas intencionales, lo más preocupante es que va a pasar luego con estas tierras… Te dejo algunos interrogantes. ¿Serán aprovechadas ilegalmente para cultivar? ¿Serán aprovechadas para sobrecargarlas con ganado, aprovechando el rebrote luego del fuego? ¿Hay otros planes inmobiliarios en la zona? No olvidemos que al quemar todo, y como le dicen algunos, «se limpia el campo». Para cualquier actividad que estén proyectando será más fácil. ¿Qué podemos esperar para los próximos años? No lo sé, mi esperanza es que mayor control y regulación de los productores agropecuarios que concluya en la toma de consciencia de estos y en prácticas más amigables con los ambientes naturales, y por qué no, soñar también con más áreas protegidas.

La necesidad de que el estado dicte una ley de humedales, donde se prohíban este tipo de prácticas que dañan nuestro ecosistema, es necesaria. La voz que nos llega desde Rosario es que, efectivamente, esas tierras serán utilizadas para explotación ganadera. Rafael Colombo, abogado ambientalista, afirma que los incendios están ligados a la expansión indiscriminada de la frontera agrícola, que comprime y concentra presión sobre los humedales, aumentando la presencia de ganado, modificando el uso del suelo y produciendo lo que se denomina rellenos sobre áreas que son inundables y que se llevan sin ningún control, señala que es la expansión de la frontera extractivista de naturaleza agroindustrial, ligada particularmente al sector ganadero.

Por si fuese poco, no solamente se afectan ecosistemas de riqueza biológica considerable, sino que también, se comienzan a formular ideas inescrupulosas para la producción masiva de animales y su exportación a otros países; en un una próxima nota, ampliaremos más sobre ello.

 

Fotos: Cortesía Mauro Montenegro, Rosario 3 y El Diario de Buenos Aires.

Contacto con redactor: mercuriososa@gmail.com 

Semana de las Semillas Nativas y Criollas

El 26 de julio inició la Semana Continental de las Semillas Nativas y Criollas, una oportunidad de conexión con la tierra y la biodiversidad. Esta fecha delimita en muchos lugares de nuestro continente el comienzo de la siembra, la época de multiplicación de la vida.

La iniciativa surgió desde el Movimiento Agroecológico de América Latina y el Caribe (MAELA) que desde el 2015 celebra esta semana con el fin de revalorizar las semillas producidas por comunidades campesinas e indígenas.

La preservación y cuidado de la biodiversidad, en especial el de las semillas, ha sido desde sus inicios para MAELA uno de los principales tópicos que ha encabezado en todas las movilizaciones, asambleas y documentos. La propuesta de declarar la Semana Continental de las Semillas Nativas y criollas, en el año 2015, es una de las maneras que se ha concretado para promover acciones contundentes en defensa de la amenazada diversidad biológica.

El llamado es a luchar por los derechos de la Madre Tierra, a reivindicar y celebrar la fiesta que realizan los agricultores desde hace miles de años, el libre intercambio de semillas a través del cual nos invitan a recordar que somos naturaleza, pertenecientes a la trama vital y a reconocernos como protectores de ella para poder sembrar en libertad.

Son tiempos para no olvidar que las semillas son fruto de la naturaleza y han formado parte elemental de los pueblos indígenas y campesinos desde siempre. Sin embargo, con el paso de los años han tenido que adaptarse a los sistemas productivos, que se encuentran en constante evolución.

Las semillas deben estar en manos de los agricultores, de las comunidades, sembradas y propagadas en los territorios y conservadas como patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad porque son herencia ancestral y gracias a esto la humanidad hoy en día dispone de alimentos para asegurar su existencia.

Es de gran importancia que, en esta semana de encuentro, reflexión y conexión, exista un intercambio de experiencias, ideas y conocimientos que permita generar propuestas para la defensa de la biodiversidad, una economía solidaria en unidad con los pueblos guardianes de las semillas y dirigida hacia los esfuerzos de soberanía alimentaria.

Fundación Huerto Los Ayamanes junto a la organización CEDUNAT, te invitan a participar en la Semana Continental de las Semillas Nativas y Criollas, del 26 de julio al 1 de agosto, produciendo, atesorando e intercambiando tus propias semillas, difundiendo esta iniciativa y promoviendo la agroecología con tu experiencia, la producción saludable de alimentos y el comercio justo.

Puedes conocer y descargar la Declaración de MAELA sobre la “Semana Continental de las Semillas Nativas y Criollas”, haciendo clic en este enlace: https://afly.co/kv73

Fotos: Cortesía Resumen Latinoamericano y Chaco Día por Día

Redacción: Valeria Zerpa

valeriazerpag@gmail.com

Comunicaciones Fundación Huerto Los Ayamanes

Un mundo de plástico: 10 razones para revertirlo

Julio, un mes de retos, un mes sin plástico. Sí, ya sabemos que este material es económico y muy versátil, pero ¿cuánto ha sido el costo de su uso para la Tierra?, ¿vale la pena? Te damos 10 razones para que te convenzas que es necesario minimizar su uso y sumarte al reciclaje.

1. Estamos advertidos

«O nos divorciamos del plástico, o nos olvidamos del planeta», así lo ha afirmado la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y es que para el año 2050 se estima que, de quedarnos de brazos cruzados, tendremos cerca de 12,000 millones de toneladas de desechos plásticos en los basureros y en la naturaleza. Catastrófico para la vida.

2. Tan pesado como…

Según Greenpace, desde 1950 y hasta la actualidad se han fabricado al menos 8,3 mil millones de toneladas de plástico ¿y si lo comparamos con los animales gigantescos que tienen el mejor olfato del mundo? Entonces, equivale al peso de unos mil millones de elefantes. Ahora, al año se producen 300 millones de toneladas de residuos plásticos, lo que equivale al peso de toda la población humana.

3. Daños a la salud: la interrogante

Increíblemente los microplásticos han sido detectados en la sal de mesa comercial, sí la que le colocamos al arroz; y algunos estudios aseguran que 90% del agua embotellada y 83% de la de grifo contiene partículas de plástico, esto preocupa a la ONU, y cómo no, pues poco se sabe del impacto de este material en la salud humana.

4. Esto no lo creerás

¿Sabías que cada minuto se compran un millón de botellas de plástico? ¿y que cada persona utiliza 200 bolsas de plástico por año? Sí, son las estimaciones de la ONU, y dan miedo. No sólo eso, casi 70% o más, de las botellas y bolsas van al ambiente o a vertederos.

5. El dominio de los 4

Para enfrentarlos, hay que conocerlos. Estos son, según Greenpace, los 4 tipos de plásticos más usados en el mercado: Polietileno (PE): Bolsas de plástico, láminas y películas de plástico, contenedores (incluyendo botellas), microesferas de cosméticos y productos abrasivos. Polyester (PET): Botellas, envases, prendas de ropa, películas de rayos X, y otros. Polipropileno (PP): Electrodomésticos, muebles de jardín, componentes de vehículos, etc. Cloruro de polivinilo (PVC): Tuberías y accesorios, válvulas, ventanas.

6. ¡Asfixiados!

Según el Banco Mundial, se calcula que cada persona en América Latina y el Caribe genera casi 1 kilo de basura por día, es decir, unos 231 millones de toneladas de desechos anuales, y 12% son plástico. Peor, el consumo anual es de 24 millones de toneladas de plásticos. ¿Qué estamos haciendo?

7. Toda una vida… y hasta 500

¿Cuánto tardan en descomponerse los plásticos? La respuesta deberíamos aprenderla de memoria, así como nuestra fecha de cumpleaños, y es que el paso del plástico en el planeta es impresionante y su daño, tremendo. Así tenemos que, las botellas tardan 500 años en desaparecer; las bolsas y cubiertos, 400 años; los sorbetes, 100 años; y los vasos, hasta 75 años.

8. Un mar plastificado

Ya hay más de 5 billones de fragmentos de plástico flotando en nuestros océanos, apunta la revista National Geographic, y agrega que unas 700 especies de animales marinos han comido o se han quedado atrapadas en plástico. Para el 2.050 casi todas habrán inferido de este material. Una gran tragedia.

9. No podemos quedarnos atrás

Afortunadamente, en algunas ciudades de América Latina ¡ya comenzó la tarea! Es el caso de Buenos Aires y Rosario en Argentina, Sao Paulo o Ciudad de México, donde han aprobado distintas resoluciones para reducir la utilización, por ejemplo, de las bolsas plásticas no reciclables. Urgen más políticas.

10. Un reto para todos

Si has llegado a este punto es porque te importa el planeta. ¡Excelente! Ahora tenemos un reto para ti de parte de los activistas del mundo: Julio sin plástico, así se llama la iniciativa, y no es más que prescindir durante este mes del plástico desechable. La idea se puede seguir a través de redes sociales con los hashtags #JulioSinPlastico y #PasaDelPlastico. ¡Ya es hora!

Fotos: Cortesía National Geopgraphic

Redacción: Milagros Gutiérrez

Milagrospgutierrez2@gmail.com

Comunicaciones Fundación Huertos Los Ayamanes

Aprendiendo sobre los animales con Dabú

Recientemente, se celebró el taller online gratuito ‘‘Explorando con Dabú’’ planificado por: Fundación Huerto Los Ayamanes junto a la Organización Ambientalista de la Provincia de Santa Fe Cabipara y el emprendimiento capitalino argentino Amor Cartón. El encuentro, estuvo dirigido a niños y niñas entre 8 y 12 años y en esta oportunidad, se abrió una ventana para conocer sobre adaptaciones animales.

Pablo Capovilla, estudiante de veterinaria y Gustavo Mendoza, Director del Huerto, fueron los talleristas encargados de compartir la información. La bienvenida estuvo en manos del equipo Capibara, que además de dar una breve introducción, invitó a participar a todos de manera activa.

Gustavo Mendoza presentó a la iguana Dabú, imagen faunística de Huerto Los Ayamanes representada a través de un títere, encargada de acompañar a los pequeños asistentes virtuales al mágico mundo natural, para descubrir las adaptaciones que realizan algunas especies.

La actividad comenzó con un baile en donde los participantes imitaban a ciertos animales, “para adentrarse a la naturaleza en bicicleta”. El contenido educativo, se centró en la exposición de algunas adaptaciones, que realizan los animales a su medio, como por ejemplo: camuflaje, mimetismo, estivación y cortejo.

En el segundo bloque del taller, una leyenda popular sobre el Carpincho fue narrada por representantes de “El Lecturon”, grupo de lectura conformado por niños y niñas de la Provincia de Santa Fe. La misma, sirvió para dar apertura a la intervención de Pablo, delegado para mostrar a este particular animal, que también forma parte de la fauna sudamericana y presenta adaptaciones interesantes. De igual manera, concientizó sobre el daño producido sobre ésta y otras especies salvajes, al intentar domesticarlas o convertirlas en mascotas.

Seguidamente, Gustavo retomó la palabra e hizo algunos comentarios de las iguanas considerando el rol que juegan dentro del equilibrio ecológico, pues se adaptan a condiciones específicas como la poca disponibilidad de agua presente en los ecosistemas. Así mismo, indujo a la reflexión para conservar y proteger los diferentes hábitats (océanos, selvas, bosques, entre otros). De esta forma, se garantizará la vida y la subsistencia de los animales.

Para finalizar, los participantes del taller recortaron y armaron plantillas del carpincho, la iguana y un dinosaurio, para jugar posteriormente con sombras. Este material fue un aporte de la iniciativa Amor Cartón, proyecto de propuestas lúdicas para los más peques de casa, que se suma también a los amigos del Huerto, junto a Capibara.

Es importante agregar que el taller tuvo una gran receptividad por parte del público asistente, que, en menos de 24 horas, agotó los cupos. Sin embargo, se ofrecerán próximamente nuevas ediciones para quienes deseen sumarse.

Valeria Zerpa

valeriazerpag@gmail.com

Comunicaciones Fundación Huerto Los Ayamanes

Divulgando la diversidad biológica: Biomas

Con la intención de seguir contribuyendo a la divulgación de temas vinculados a biodiversidad, Fundación Unidos por Naturaleza, ONG amiga, presenta la edición N° 8 de la Revista Biomas. 

En ella podrán leer artículos vinculados a flora, fauna y ecosistemas de Argentina y de Latinoamerica, así como de celebres conservacionistas y gente talentosa, que desde el arte, se suma la movida verde. 

Dale click acá y prepárate, para aprender y conservar

 

Proteger la naturaleza garantiza la vida

Columna En Contacto con la Conservación

Por Luz Delia Reyes

Colombiana, Periodista, Magister en Educación Ambiental y asesora comunicacional de la Fundación Huerto Los Ayamanes

Admitir que nuestro estado de salud depende de la vitalidad de nuestro entorno, supone comprender  los efectos devastadores de la tala, la quema y la modificación de los bosques, y  asumir que los daños se revierten como una especie de karma en quien los causa.

Supone aceptar que el hombre está irremisiblemente conectado con la naturaleza y que cualquier atentado contra el ambiente constituye una acción autodestructiva, porque al poner  en riesgo los ecosistemas, pone en riesgo su propia vida.

En el caso de los bosques, cuando el hombre los despoja de sus árboles, está renunciando a respirar aire libre de CO2, está imposibilitando la supervivencia del 70% de la vida salvaje y  eliminando un regulador natural de la temperatura, como ha venido ocurriendo desde 2016 con la tala de 28 millones de hectáreas de bosque, según la revista  Scientific American.

Cuando el hombre recurre a los incendios forestales como método para la obtención de tierras para la agricultura, la ganadería o la industria, los cuales alcanzaron en 2019 la cifra de 4,5 millones en todo el mundo según Global Forest Watch Fires (GFW Fires), está preparando un medio de cultivo para la difusión de plagas transmitidas por mosquitos como el  zika, la malaria y el dengue, debido a que el nuevo paisaje resulta ideal para la propagación de vectores de estas enfermedades.

Cuando el hombre se aproxima a los hábitats silvestres para alterarlos, extraer o consumir fauna, está favoreciendo el contagio y diseminación en tierra y a través de los cuerpos de agua de virus propios de la especie animal,  hecho que ha estado vinculado a las pandemias registradas desde la peste negra en la Edad Media.

A estas secuelas de la destrucción de los bosques, debe sumarse el cambio climático que se produce al reducirse la humedad por la pérdida arbórea, estimulando los siniestros que liberan millones de toneladas de CO2 a la atmósfera y  acarrean  la muerte a cerca de siete millones de personas cada año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Otra mala praxis sobre las condiciones ambientales de los bosques es la modificación de los territorios por las siembras, los asentamientos y  el trazado de las vías de comunicación sin criterio de sustentabilidad. Entre sus efectos se han podido identificar el aislamiento, la pérdida y reducción de la biodiversidad y en su forma más extrema la exposición del hombre al  contagio y a la propagación de enfermedades infecciosas ya descritas.

Si bien es cierto, la interconexión entre el bienestar de los bosques y el bienestar humano no es una consideración reciente, si ha alcanzado visibilidad y sentido dentro del contexto actual del más grande desastre sanitario de los últimos cincuenta años. Siendo optimistas, también tendrá sentido después de la pandemia, porque si como muchos afirman, en una especie de mea culpa “la vida no será la misma”, es porque se espera que esta vez se haya  producido al interior de los individuos la reflexión que corresponde a su compromiso con el ambiente.

La amenaza a cualquier forma de vida debería bastar para justificar un cambio de conciencia ambiental global. La experiencia vivida con el Covid-19 apuntalada con estrategias didácticas ambientales debería proporcionar el basamento suficiente para apreciar los bosques como fuentes de vida para la vida. Mahatma Gandhi lo percibió décadas atrás: “lo que le estamos haciendo a los bosques, no es sino un reflejo de lo que nos estamos haciendo a nosotros mismos los unos a los otros”.

 

Foto: Cortesía mali maeder 

Contacto con redactora: redaccionenline@gmail.com

Manifiesto subacuático para un mundo en armonía

Por Mercurio Sosa

Argentino, ambientalista, escritor y redactor de Revista Ruda

Los corales son unos de los animales más evolucionados del planeta, construyen ciudades donde proliferan colonias, el 25% de las especies submarinas dependen de ellos. Los ecosistemas formados gracias a los corales son muy parecidos a las comunidades que hemos construido los humanos fuera del agua. Son muy importantes para la biósfera ya que son la primer barrera de prevención de inundaciones que tiene la tierra.

Muchos pensarán ¿Qué tiene de interesante esa especie de tronco de árbol blanco que me trajo mi tío del caribe? Resulta que ese no es el coral propiamente dicho, sino su esqueleto. El blanqueamiento masivo de los corales es una de las catástrofes más perceptibles que el calentamiento global nos ha dejado.

Por supuesto, todo aquello que sucede bajo la superficie del mar tiene poca difusión. Ya hemos tenido que defender a las ballenas de la caza indiscriminada. Se han creado santuarios para protegerlas, sin embargo, cada tanto algún medio de comunicación revela que un buque factoría ha causado estragos. Lo que hace básicamente el buque factoría es arrasar con todos los cardúmenes que se acerquen a su navegación. Las imágenes que se han conseguido de lo que pasa en la borda es de una violencia grotesca. Por lo cual no es extraño que poco se sepa del peligro que están sufriendo los arrecifes de coral.

Ellos han superado la extinción de los dinosaurios, la era de hielo y otros cambios ambientales masivos, pero la ONU estima que es muy difícil que superen el siglo XXI si los hábitos de consumo de los humanos no cambian y no se logra revertir el calentamiento global.

Los científicos estiman que para el 2050 el 90% de estos súper ecosistemas estarán extintos, para eso solo faltan 30 años. Gabriel Grimsditch de la división de ecosistemas marinos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente afirma que los arrecifes de coral están siendo hervidos vivos. Expertos del Panel Intergubernamental del Cambio climático (IPCC) afirmaron en un informe en 2014 que los océanos han desacelerado los efectos del cambio climático al absorber hasta un 93% del calor atrapado en los gases de efecto invernadero que las actividades humanas envían hacia la atmósfera. 

“Los corales son muy sensibles a los cambios de temperatura en el agua, en el mar, y viven en una simbiosis con unas algas microscópicas que viven dentro de ellos y les dan energía. Cuando la temperatura sube demasiado, esta simbiosis que da vida y energía al coral se rompe. Y cuando se rompe es como una fiebre en los humanos, el coral está muy estresado, está muy débil y pierde su color y se blanquea. En esta situación el coral puede morirse muy fácilmente y vemos que hay muchos corales que cuando se blanquean sobreviven unos días, unas semanas, a lo mejor unos meses, pero en muchos casos pierden la vida”, explica Grimsditch[1]

Hace poco pude ver un documental que está disponible en Netflix, se llama Chasing Coral, donde un grupo de científicos documentaron por medio de cámaras fotográficas y editaron en forma de timelapse una de las extinciones masivas más importantes de corales. Esto fue en 2016. En 2018 la  ONU decretó que ese sería el año del coral, es la tercera vez que lo hace, la primera fue en 1997, la segunda en 2008.

¿Cuáles son las principales causas del calentamiento global? La primera son los gases de efecto invernadero ¿qué quiere decir? Que el sistema de producción actual está matándonos lentamente, la segunda es la quema de combustibles fósiles, la tercera es la deforestación ¿para qué se deforesta? Para cultivar soja. El 30% de esa soja es para consumo humano, el resto es para alimentar ganado. La ganadería industrial ha creado un desequilibrio muy importante en el ecosistema. La cuarta se da por el excesivo uso de fertilizantes; grandes grupos económicos rocían los campos con Glifosato, diciendo que es un fertilizante, cuando en realidad es un herbicida, lo que logran con esto es un mayor rendimiento de la cosecha, pero la Organización Mundial de la Salud lo ha declarado como cancerígeno, algo no muy difícil de ver ya que todos los pueblos aledaños a los campos rociados con Glifosato empiezan a enfermar de cáncer. La última causa es la superproducción de residuos, que está ligada directamente con la primera causa, el modelo de producción actual necesita de la obsolescencia programada para renovar el consumo.

¿Cómo salvar a los corales? Cambiando nuestros hábitos de consumo, adoptando una postura minimalista; poseyendo únicamente lo necesario, cambiando nuestra dieta por una a base de plantas, consumiendo alimentos orgánicos. Acostumbrándonos a consumir frutas y verduras de estación, reciclando nuestros desechos, caminando más, usando la bicicleta. Creando comunidades con personas cercanas, lazos más sinceros y colaborativos.

Este es un momento bisagra en la historia, este es el mundo que heredamos, y la realidad es que las organizaciones ecológicas no pueden hacer más de lo que ya hacen, es momento de un compromiso real de cada persona por vivir cada día en un mundo mejor. Siendo cada día más empático, rechazando la idea del antropocentrismo moral, del especismo, para vivir en equilibrio en un mundo de recursos finitos, nuestra búsqueda debe ser la de encontrar la armonía.

Fotos: Cortesía Francesco Ungaro. 

Contacto con redactor: mercuriososa@gmail.com 

[1]     https://news.un.org/es/story/2019/01/1449332

¡Por las aves del mundo!

El Día Internacional de las Aves Migratorias (IMBD por sus siglas en inglés) es una celebración impulsada por Environment For The Americas (EFTA) que tiene como función, conectar a las personas y unir esfuerzos para la conservación de las aves. Fundación Huerto Los Ayamanes es embajadora en la Argentina de esta organización.

El Día de las Aves Migratorias agrupa a más de 700 programas educativos realizados por Environment For The Americas, para lograr que las personas conozcan el rol trascendental de las especies migratorias y las múltiples formas de contribuir a su conservación. La historias de esta fecha, tiene su origen en el año 1993, con el aporte de divulgación ofrecido por visionarios pertenecientes al Smithsonian Migratory Birds Center (Washington D.C) y Cornell Laboratory of Ornithology (New York), a favor de la conservación de estos animales. 

Desde 1995 y hasta el año 2006, esta celebración estuvo respaldada  por la Fundación Nacional y el Servicio Estadounidense de Pesca y Vida Silvestre. En el año 2007, pasa a manos de EFTA, que se mantiene anfitrión principal hasta la fecha, junto  a distintas alianzas y campañas educativas creadas con la Convención de Especies Migratorias y el Acuerdo de Conservación de Aves Acuáticas Migratorias Euroasiáticas y Africanas.

El evento se celebra anualmente cada segundo sábado del mes de Mayo y reúne una serie de actividades que buscan la concientización y la protección de distintas especies de aves, que tienen la cualidad de migrar por el mundo en búsqueda de alimento, espacio para anidar o mejor calidad de vida en ciertas épocas del año, como por ejemplo la Lechuza de Campanario (Tyto alba), y La Golondrina Purpúrea (Progne subis). 

Desde Fundación Huerto Los Ayamanes, queremos invitarte a sumarte a esta gran labor, incluso, desde tu casa… ¿Cómo?:

– Observando aves que se acerquen a tu balcón, terraza o jardín

-Llevando un registro que luego puedas compartir por correo con nosotros (huloaya@gmail.com) y con la organización (info@environmentamericas.org)

– Invitando a otros a sumarte a esta gran red de líderes ambientales

Juntos podemos promover la conservación de las «reinas del cielo»… que conectan el mundo y nos regalan colores, vida y son indicadoras del equilibrio ecológico, la presencia de diversidad biológica y los cambios positivos o negativos del cambio climático.  Súmate a los sembradores de Consciencia. 

¡Material para los peques!

Compartimos interesantes actividades y dibujos, especialmente dirigidos a los más pequeños de casa. Descárgalos haciendo click sobre enlace PDF:

Búsqueda de plástico, el gran contaminante (actividad de reconocimiento) 

¡Mamá y papá alerta! (actividad de asociación y dibujo para colorear)  

Juntas, conectamos el mundo (dibujo para colorear) 

Mi amigo, el colibrí (dibujo para colorear y completar) 

Arte: Cortesía EFTA

Redacción Sebastian García

Comunicaciones Fundación Huerto Los Ayamanes

Menos gases contaminantes durante la pandemia… y la Tierra «respira»

Sí, es verdad que en las últimas semanas se ha reportado una reducción en la emisión de gases contaminantes en países como China e Italia, debido a la desaceleración de la actividad económica por la cuarentena, que busca minimizar el avance del coronavirus. Lo que más importa ahora. Pero, ¿qué significa en materia ambiental?, ¿estamos ganándole la batalla a la contaminación en medio de la pandemia?

De momento, podemos alegrarnos por las pequeñas señales positivas que ha traído el aislamiento para el medio ambiente, y es que más allá del impacto negativo en el acceso a los productos, nos hemos sorprendido con las imágenes de la NASA, que muestran el desplazamiento de esa especie de cortina contaminante en el aire. Sobre todo, en China.

Según un análisis realizado para el sitio web Carbon Brief, la paralización de la actividad económica en ese país, donde comenzó el brote del coronavirus, condujo a una reducción estimada del 25% en las emisiones de dióxido de carbono (CO2) durante cuatro semanas.

Imagen satelital de China

A partir de ello, ¿qué efecto podría tener dicha reducción en la salud de los residentes locales? según una publicación del grupo interdisciplinario G-FEED, el científico Marshall Burke descubrió que la disminución de este tipo de emisiones, podría potencialmente salvar más vidas de las que mata la COVID-19. Un dato muy interesante.

Los satélites de monitoreo de contaminación de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) –asimismo- han registrado una caída inusual en los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), un gas nocivo emitido por vehículos automotores, plantas de energía e instalaciones industriales.

Pero China, no es el único, En Italia, hay una tendencia gradual de reducción de alrededor del 10% por semana de NO2, esto ha sido confirmado por observaciones de superficie del Servicio de Monitoreo Atmosférico Copérnico de la Unión Europea.

Y vamos más allá. En el norte de India, después de sólo una semana de actividades humanas reducidas, los sensores satelitales de la NASA observaron niveles de aerosol – pequeñas partículas sólidas y líquidas suspendidas en el aire que reducen la visibilidad y pueden dañar los pulmones y el corazón humano-  en un mínimo de 20 años para esta época del año.

Finalmente, en Nueva York, se estima que los niveles de tráfico en la ciudad disminuyeron un 35% en comparación con 2019. Según los investigadores de la Universidad de Columbia, las emisiones de monóxido de carbono, han bajado en un 50% durante un par de días. También descubrieron que hubo una caída del 5-10% en el CO2 sobre la Gran Manzana y una disminución sólida en el metano.

Pero, ¿serán estos efectos duraderos?, nadie lo puede afirmar; de hecho, se teme que la vuelta a la normalidad pospandemia puede, con planes de estímulo económico y grandes proyectos, hacer que las emisiones de gas de efecto invernadero y la contaminación aumenten de nuevo. Ojalá, aprendamos de la batalla y también del descanso que tiene la Tierra, y que la economía y el medio ambiente, puedan coexistir.

Fotos: cortesía NASA

Redacción: Milagros Gutiérrez 

Comunicaciones Fundación Huerto Los Ayamanes